• Wally

Carta #49: Ya me acostumbré a la idea de no tenerte, pero me parece que jamás la aceptaré.

Ya me acostumbré a no hablar contigo todos los días.


Ya me acostumbré a no saber de ti en cada instante de mi día.


Ya me acostumbré a no ver un mensaje tuyo al despertar.


Ya me acostumbré a la idea de dejarte ir.


Ya me acostumbré a no contactarte cada que algo me recuerda a ti.


Ya me acostumbré a recordar nuestros momentos sin sufrir por ti.


Ya me acostumbré a extrañarte y no decirle a nadie.


Ya me acostumbré a tu presencia en mis sueños.


Ya me acostumbré al recuerdo de tus besos.


Ya me acostumbré a vivir sin ti pero aún así, te extraño con locura que hasta mi corazón llora.


No quiero conocer a nadie más porque cada pedazo de mi corazón te sigue perteneciendo en toda su proporción.


No quiero que nadie me vea con alguien porque no estoy lista para dejarte.


No estoy lista para de raíz arrancarte.


Sigo incompleta porque no estas en mi vida.


Yo sé que fue mi decisión esta separación, sin embargo, la presión en mi pecho es lo suficientemente grande para preguntarme si vas a ser mi único amor.


Todo el tiempo me cuestiono si, ¿es normal lo que siento por ti?.


Todo el tiempo estás en mis pensamientos, es impresionante.


Sufro con la idea de saber que jamás llegará el día en que me extrañes.


Sufro al saber que no cambiaré de parecer para solo tu amiga volver a ser.


Sufro con no tener la respuesta a como olvidarme de ti.


Sufro por seguir sintiéndote en mi piel a pesar de los muchos o pocos kilómetros que nos separan en cada atardecer.


Las palabras se quedan cortas para yo poder expresar cuánta falta me haces.


Lo único que espero es que llegue el día donde sepa que realmente sabes lo que en mí sucede.


Te extraño demasiado.


Te quiero demasiado.


Te espero demasiado.


Soy feliz, pero tu ausencia destroza mi alma.


Me enamoré de ti, profundo y denso.


Espero volver a sentir por alguien más, lo que siento por ti; porque si no es así, me espera una larga vida en compañía de (solamente) yo misma.


Ya me acostumbré a la idea de no tenerte, pero me parece que jamás la aceptaré.


P.D. Aunque no te hable o contacte, todos los días, a cada momento, vives presente en mi mente.


Texto por Letters in Quotes®.


Photo by Ava Sol.

18 vistas0 comentarios