• Wally

Carta #46: La felicidad puede asustar.

Actualizado: 8 de feb de 2020

Asusta el sentirse bien.


La felicidad puede asustar.


Solemos preocuparnos en vez de estar disfrutando.


Solemos preocuparnos por el futuro o por el “que tal si…”, olvidando agradecer por lo que ya tenemos de nuestro lado.


Cuando todo parece alinearse, es casi imposible no inquietarse por miedo a la posible decepción que se podría ocasionar si las cosas al final no resultan como van.


Es normal tomar a la tristeza y frustración como nuestra zona de comfort porque es a lo que nuestro ser está acostumbrado desde hace vario tiempo ya.


Es normal tronarse los dedos ante la presencia instantánea del bienestar personal.


Es normal dudar ante la apariencia de la suerte en la puerta de tu casa.


Es normal que el éxito asuste con agudeza cuando se ha vivido con demasiadas nubes en la cabeza.


Es normal el pasar saliva al momento de pensar en lo que se avecina, porque es un síntoma causante por hacer algo que sabes que mejorará tu vida.


Es parte de tu existencia el temblar y titubear como lo es sonreír y bailar.


No tiene nada de extraño o anormal el sentirse mal ante la felicidad.


La felicidad puede asustar porque del otro lado a la decepción puedes encontrar.


La felicidad eres tú al volante manejando a toda velocidad y que si algo sale mal, te puedes estrellar.


Solo no evites esa emoción por miedo a aquello malo que pueda pasar porque, ¿Qué tal que todo sale bien al final?


No olvides que cuando se está asustado pero emocionado, es porque ese cambio en camino es necesario.


No olvides que los latidos del corazón son más fuertes y tienen más peso en nuestros pensamientos cuando se está extasiado y entusiasmado.


No olvides que la vida es vivir las emociones que las situaciones emergentes nos hagan sentir.


No olvides que la razón siempre va a estar ahí para ayudar y aunque quieras, no la podrás ignorar, por lo tanto a salvo estás y nada malo va a pasar.


Solo no dejes que la razón te impida sentir la emoción.


Haz todo lo que esté en tus manos para lograr lo que en tu mente rondando está.


Recuerda que si no es para ti, aunque te pongas.


Recuerda que si es para ti, aunque te quites.


La clave es: lucha por aquello que quieres desde el fondo de tu corazón sin dudar por el resultado.


P.D. La felicidad eres tú al volante manejando a toda velocidad, disfrutando de la brisa rozando delicadamente tu piel, disfrutando de la vista frente a ti, en compañía de tu persona favorita. Solo disfrútala y no pienses en otra cosa.


Texto por Letters in Quotes®.



Photo by iker irueta.


91 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo